Depende…

Hay algo extraordinario en todos los idiomas del mundo. Se trata de la palabra “depende”. Es muy útil, y deberíamos aprender a utilizarla convenientemente. Cuanto más, mejor. Sirve para ir eliminando prejuicios. Es una palabra perfecta para desencasillar. ¿Son malas las moralejas? Depende. ¿Queda bien que un escritor, o cualquiera que invente una historia, introduzca en su relato una conclusión moral?. Depende.

Juan Carlos Ortega. (Buenos días Sócrates)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *