A las palabras hay que arrancarles la piel.

Tome las palabras, péselas, mézalas, vea la manera como se unen, lo que expresan, descifre el airecillo bellaco con que dicen una cosa por otra y venga a decirme si no se siente mejor después de haberlas desollado. 
A las palabras hay que arrancarles la piel. No hay otra manera para entender de qué están hechas.
José Saramago
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *