25 de julio

Menudas las palabras,
los gestos diminutos,
las cotidianas voces;

He aquí lo que uno recoge
a lo largo del día.

Y mientras tanto,
sobre tu corazón crece la ausencia
de los labios queridos.

¡Qué enorme es el naufragio
tan cotidiano y duro de los hombres!

Sobre la mesa, como siempre,
mudo queda el diario
de un loco abandonado.

José Antonio Labordeta (Diario de un náufrago)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *